Table of Contents Table of Contents
Previous Page  10 / 92 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 92 Next Page
Page Background

L

a

D

e

c

i

s

i

ó

n

Decisiones 10

Vol. 2, N

o

5, 2017

de las personas. Si trasladamos esta acertada construcción

de la jurisprudencia costarricense, claramente expresada

en la Sentencia 00078, Expediente.12-300314-0297-LA,

y destacamos el irrespeto que se hace de la dignidad

humana, advertimos que le estamos asestando un golpe

descomunal al mejor sistema político que existe, máxime

si proyectamos que cuando la democracia deja de ser un

instrumento que colme las legítimas aspiraciones de las

personas, lo que se empieza a legitimar es el debilitamiento

del mismo sistema, con el peligro que pueda existir la

tentación por parte de algunos de suplirlo por otro, que

como verdad de pero grullo, nunca va a ser mejor.

Esto no se trata de un ejercicio intelectual en defensa de

los derechos difusos sino de la sustracción que verbigracia

hacen quienes eluden o evaden el pago de sus impuestos,

menoscabando la dignidad, directa e indirectamente,

de quienes en un sistema democrático, por su realidad

de ingresos bajos o medios, se ven absolutamente

compelidos a honrar el pago de los impuestos en sus

compras o por el pago de renta que se disminuye del

monto de sus salarios, lo cual es absolutamente sano

pero que, en la práctica cuando se trata de un reducido

porcentaje de los grupos de poder económico que gozan

de un halo de impunidad porque sus roles sociales han

influenciado en quienes producen las leyes, evitando dotar

al Estado, de herramientas verdaderamente poderosas,

para actuar diligentemente, llegan a propiciar entre otras

consecuencias, el debilitamiento y menosprecio del sistema

y su institucionalidad.

A lo anterior, se agrega el sentimiento injustificado de

funcionarios públicos, algunos de estos protagonistas

legislativos, que se ponen en evidencia cuando han creado

legislación consolidando instituciones inoperantes o

fortalecidas con papeles a jugar que no se desprende de una

sana competencia, circunstancia explicada en la voracidad

de sectores públicos y privados, cuya obcecación restringe

la ampliación de nuevas oportunidades de producción, en

diversas áreas del quehacer empresarial y en nuevas zonas

del país, ya que un armonioso desarrollo, integral y, sobre

todo, integrador de las clases sociales más desfavorecidas

con los paradigmas empleados hasta el momento, solo

está logrando la satisfacción de excesivas necesidades a un

reducido sector de la población.

La Organización Internacional para la Estandarización

(ISO) posee el Sistema de Administración de la Calidad,

que a continuación se presenta, como enfoque basado en

los procesos de donde surge cada estándar y cuya visión

de satisfacción está dirigida a los clientes. Como en la

siguiente figura, no existe antagonismo alguno con la

implementación de estándares de calidad en todo proceso

humano imaginable, el asunto de fondo es que se tiende

a deshumanizar al individuo al ponerlo a competir en

Figura 1: Sistema de administración de la calidad y mejora continua.

Fuente: Organización Internacional de Estandarización (ISO9000)