Table of Contents Table of Contents
Previous Page  9 / 92 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 9 / 92 Next Page
Page Background

L

a

D

e

c

i

s

i

ó

n

Decisiones 9

Vol. 2, N

o

5, 2017

el derecho a la dignidad, que es de rango constitucional y

que esta norma suprema es frecuentemente irrespetada, se

está haciendo mención a la aspiración de establecer una

cultura de derechos difusos porque han sido entronizados

en la fibra más sensible del ser costarricense, como un aval

distribuido por doquier para lograr cada día con más éxito,

satisfacer las aspiraciones de dignidad de quienes vivimos

en esta tierra.

La moralidad no necesariamente va a surgir del derecho,

el derecho es la manifestación del legislador, impregna en

él su interés consciente o no, una sociedad que aprecie la

equidad, la justicia y la buena intención verterá eso y no otra

cosa en sus normas, sin embargo, la sociedad organizada,

agremiada, institucionalizada, espontáneamente tiene

la facultad mediante la participación activa de nutrir con

elementos trascendentes y prácticas inéditas nuevos

paradigmas, de presionar con armonía para que más y más

personas reconozcan estas virtudes y lleguen a formar parte

de una visión que no está regida por el egoísmo y que aun

así, incluso materialmente, pueda serles beneficiosa. El

derecho internacional y las normas de derechos humanos,

son ejemplo de esta posible realidad, hay sociedades que

se ufanan de haberlo logrado.

4. Derecho internacional

Costa Rica hace alarde de ser un país de derecho y a los

ciudadanos les corresponde la admirable faena de hacerlos

valer. A este respecto, hay ratificados instrumentos de

derecho internacional queapuntanaunconceptode igualdad

incuestionable jurídica y moralmente. Como parte de este

contexto, el Poder Judicial ha resuelto jurisprudencialmente

que

en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes

del Hombre se establece el derecho a la “integridad de la

persona” y su artículo 14 indica que toda persona tiene

derecho a trabajar en condiciones dignas”,

ha indicado

además que

“la Declaración Universal de Derechos Humanos

en su canon 23 dispone el derecho al trabajo, a condiciones

equitativas y satisfactorias del mismo, a la protección contra

el desempleo y a un salario equitativo y satisfactorio, acorde

a la dignidad humana”

y por último ha agregado que el Pacto

de San José de Costa Rica en su numeral 5 hace referencia

a que

“Toda persona tiene derecho a que se respete su

integridad física, psíquica y moral”

.

Estas referencias se utilizaron para sustentar el hecho

que las conductas patronales, cuando no se rigen por los

postulados enunciados en estos instrumentos del derecho,

abre una amplia gama de posibilidades acosadoras si las

conductas producendiscriminación, ofensas, humillaciones,

intimidaciones o violencia y son irrespetuosas de la dignidad

2. Derrotero con equidad

Toda persona que al menos compre un confite paga

impuestos, quienes poseen menos ingresos destinan un

porcentaje mayor del mismo a este pago y las grandes

obras de infraestructura que beneficia las sólidas y pujantes

actividades empresariales, se financia con el aporte de

todas las personas, pero lamentablemente con el pasar de

los años, quienes tienen menos ingresos deben sumar el

inconveniente que las zonas en que viven muestran no solo

el mayor deterioro en infraestructura, sino que además no

tienen al alcance oportunidades de crecimiento como las

que goza una persona ubicada en centros urbanos, esto

obliga a que moral y éticamente apelemos a la

decencia

,

término sinónimo según la Real Academia de la Lengua de

honestidad

, y que comparte la acepción de

dignidad

.

El dar algún énfasis a estas concepciones lleva el propósito

de poner en perspectiva el hecho de que la buena intención

de las personas supera en demasía la literalidad de un

ordenamiento jurídico, y el cumplir las obligaciones

pecuniarias con el Estado es el aporte mínimo que cada

individuo debe cumplir cabalmente, de no ser así, como pasa

violentamente en Costa Rica, se está dejando de recaudar

lo que legalmente corresponde, y lo que corresponde no

se puede indicar que conlleva un elemento de

“justicia”

,

porque sistemas tributarios regresivos pierden la condición

de justos por antonomasia. Esto agrava la situación fiscal,

pues hay una contracción del gasto desfinanciando

actividades sensibles con repercusiones en el corto y

mediano plazos, hay una presión de las tasas de interés

por situación de financiamiento interno con el riesgo que

variables internacionales en precios de combustibles,

materias primas y el proyectado incremento de tasas de

interés más atractivas invita a inversionistas a trasladar

sus inversiones en moneda externa a otras latitudes, en fin,

conocemos ya las posibles consecuencias.

3. Hoja de ruta moral

El aludir a la frase Hoja de Ruta, como una manera de

manifestar hacia donde hay que enrumbar al país, debería

enmarcarse siempre la formalización que costarricenses

preclaros hicieron incorporando a nuestro ordenamiento

jurídico instrumentos dederecho internacional, deprofundo

contenido humano, inscribiendo así nuestro terruño dentro

del marco de las más loables aspiraciones humanas. No

se está aludiendo a derechos bancarios o bursátiles, no

se está aludiendo a la protección que los ordenamientos

jurídicos otorgan al derecho de propiedad, una forma de

describir la aspiración que este texto trata de destacar es