Table of Contents Table of Contents
Previous Page  8 / 32 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 8 / 32 Next Page
Page Background

L

a

D

e

c

i

s

i

ó

n

Decisiones 8

Vol. 3, N

o

7, 2019

CANCILLERES Y POLÍTICA EXTERIOR DE COSTA RICA: FORTA

En las últimas semanas del año anterior, la vicepresidenta

de la República, Epsy Campbell, en un acto poco antes

visto anunció ante el Congreso su renuncia al cargo de

ministra de Relaciones Exteriores. Usualmente, este tipo

de acontecimientos produce una serie de comentarios

estrictamente coyunturales vinculados con la personalidad

de la protagonista del hecho. En virtud de lo anterior, este

artículo tiene como objetivo plantear un ejercicio desde

el punto de vista estructural que consiste en establecer -a

modo de hipótesis- algunas variables (muy cualitativas)

para valorar el capital político con cuenta un canciller

costarricense, dada la relevancia que este capital representa

como un instrumento de la política exterior nacional.

Algunas dimensiones del poder e influencia de un ministro

de relaciones exteriores

La relevancia del Ministerio de Relaciones Exteriores en

un sistema político -al igual que cualquier otro- resulta

relativa,

grosso modo

, dependerá de tres situaciones:

la influencia que sobre un país tenga el escenario

internacional (estructural y coyunturalmente); la

percepción y conocimiento que la opinión pública posea de

la sociedad internacional y, por último, la personalidad y el

posicionamiento que tengan los ocupantes del cargo en el

ejercicio de dichas funciones.

En la sociedad costarricensemediante trabajos incipientes,

se ha ido estudiando sobre las relaciones internacionales

y,

1

aunque existe algún interés por dicha materia, lo

cierto es que, las investigaciones que se han elaborado

no son suficientes, salvo algunos temas específicos

vinculados fundamentalmente en relación con el conflicto

de Nicaragua. De tal forma que, tradicionalmente, se

considera que el Ministerio de Relaciones Exteriores y

Culto no provoca grandes problemas en el plano interno

para su jerarca; pese a la relevancia que para el país

tiene su imagen internacional desde el punto de vista de

algunos componentes más pragmáticos como los flujos

de inversión, comercio y cooperación. Esta situación

condiciona -positiva o negativamente- la labor de los

ministros del ramo, quienes por lo general son poco

conocidos internamente a menos que se produzcan

hechos que generen alguna situación focalizada, a la que

los costarricenses sean especialmente sensibles.

1 Adrián Pignataro y Carlos Humberto Cascante Segura, Una

sensibilidad focalizada: opinión pública y política exterior de Costa

Rica hacia Nicaragua, en

America Latina Hoy

77: 93-114. Disponible

en

:https://www.researchgate.net/publication/322643612_Una_

sensibilidad_focalizada_opinion_publica_y_politica_exterior_de_

Costa_Rica_hacia_Nicaragua.

En este mismo orden de ideas, en nuestro país no existe una

abundante reflexión sobre temas internacionales, mucho

menos estudios de la influencia y peso de los ocupantes

de la “Casa Amarilla”, sin embargo, si existen algunas

biografías y textos sueltos que dan cuenta de la acción de

estos funcionarios. Sin embargo, puede recurrirse a cinco

criterios esbozados por Robert Jervis

2

en relación con los

secretarios de Estados estadounidenses, estableciendo las

diferencias que correspondan para el caso costarricense.

En esta línea, tras adecuar los postulados de Jervis a

la realidad costarricense, la influencia y, por ende, la

permanencia e impacto político del ministro de Relaciones

Exteriores estaría condicionada por la combinación de los

siguientes componentes:

1. Relación con el jefe de Estado

Esta consiste en la relación que pueda producirse

entre el presidente o jefe del gobierno y el ministro de

Relaciones Exteriores. Esa cercanía dependerá tanto de

relaciones de amistad, cercanía política, así como de los

condicionamientos que tuvo, en el caso costarricense, el

presidente para su elección. Esta cercanía fue fundamental

para la obtención de los propósitos de política exterior de

ciertos gobiernos, tal fue el caso de Bruno Stagno durante

la segunda administración Arias Sánchez (2006-2010).

2. Relación con la burocracia diplomática

La relación entre la cabeza del ministerio de Relaciones

Exteriores y los diplomáticos de carrera resulta fundamental,

dado que una serie de toma de decisiones se basa en la

información que ellos generan al igual que lo hacen cuando

emiten alguna recomendación. Para el caso costarricense, el

fortalecimiento de estos

cuadros burocráticos

es un hecho

novedoso, así como, la capacidad de establecer un discurso

vinculado con la profesionalización en este ámbito de la

administración. En esta línea, cada vez más la capacidad de

los diplomáticos de carrera de aparecer ante los medios de

comunicación ha provocado que algunos ministros sufran

públicamente duras críticas, lo que debilita su posición e

influencia. Por ejemplo, los cuestionamientos respecto a

los nombramientos de algunos diplomáticos en el servicio

exterior durante el tiempo de servicio de René Castro,

Manuel González y la propia Epsy Campbell.

2 Robert Jervis, Rex Tillerson Might Be the Weakest Secretary of State

Ever, en Foreign Policy, 10 de marzo de 2017. Disponible en: https://

foreignpolicy.com/2017/03/10/rex-tillerson-might-be-the-weakest-

secretary-of-state-ever/.